Según el diccionario geográfico del Perú de Germán Stiglich (capitán de fragata de la armada del Perú en el Gobierno de Augusto B Leguía) existen en diversos puntos de nuestro país, 36 lugares con el nombre de Acobamba; en sus mayoría nombre de villorrios, caseríos, centros poblados y/o distritos. A excepción de la única provincia con este nombre es la provincia de Acobamba del departamento de Huancavelica.

El diccionario geográfico estadístico del Perú de Mariano Paz Soldán figura que Acobamba significa “Pampa de Arena”
Esta denominación de Acobamba proviene de dos voces quechua, que quieren decir Llanura de Arena en base a que la ciudad está enclavada en una pequeña meseta arenisca y acillosa del cual originalmente sería Acco – Pampa.

Acco = arena y Pampa = Llanura. Otra opinión que nace del concepto popular, es concerniente a las voces también quechuas de Acu = molido o harina y Pampa = Lugar.

Remontándonos a la historia consideramos que Acobamba fue visitada por dos grandes hombres en la historia también del Perú.

El libertador venezolano Simón Bolívar en su victorioso recorrido de Ayacucho a Lima en diciembre de 1824 fue declarado Huésped de Honor en una manifestación multitudinaria de acobambinos que no solo le brindaron posada, alimentos para su tropa y acémilas para que continúe el viaje a Lima sino Acobamba ofreció a sus hijos a fin de que gustosos se enrolen en las filas del ejército libertador, listos a derramar su sangre generosa de sus vidas en aras de la consolidación definitiva de la independencia del Perú, a comparación de la ciudad del mercurio Huancavelica Bolívar por su pasó por estas tierras fue desairado por la población de ese entonces.

El Brujo de los Andes, Andrés Avelino Cáceres Dorregaray los días 17 y 18 de febrero de 1882 luchando contra la invasión chilena y liderando la heroica Campaña de la Breña, arribó a la llanura de arena cuyos pobladores dejando todo afán u ocupación cotidiana recibieron con mucha alegría, atónitos y entusiastas al general patriota y sus 800 hombres héroes de la Campaña de la Breña, por esta benevolencia de los acobambinos, se denomina también Acobamba generosa tierra hospitalaria y acogedora.

En la década del 40 en el primer gobierno de Manuel Prado cuando dispuso la realización del Censo Nacional de 1940 se notó que Acobamba destacaba nítidamente en la producción agrícola nacional, ganando el titulo significativo de PRIMERA ZONA TRIGUERA DEL PERÚ declaración privilegiada que lleno de orgullo y alegría a todos los acobambinos.

Otro de los constantes reconocimientos que recibió Acobamba fue el trofeo “Espiga de Oro” galardón que fue otorgado por la empresa “Maltería Lima” cuya agencia funcionó por largos años en Acobamba este trofeo adorna la morada de muchos agricultores.
Acobamba fue creado como provincia el 15 de enero de 1943 por Ley Nº 9718, durante el gobierno del Presidente Manuel Prado Ugarteche, fue elevado a la categoría de provincia, siendo su capital la ciudad de Acobamba, tiene una extensión de 910,82 kilómetros cuadrados y su población aproximada es de 62 868 habitantes.

Acobamba se divide en 7 distritos:

  • ANDABAMBA: El Distrito de Andabamba es uno de los ocho distritos de la Provincia de Acobamba, ubicada en el Departamento de Huancavelica, bajo la administración del Gobierno regional de Huancavelica, Perú. El distrito fue creado mediante Ley del 23 de noviembre de 1925, en el gobierno del Presidente Leguía. El distrito tiene una superficie de 81,85 km2. Su capital es la ciudad de Andabamba.
  • ANTA: El distrito fue creado mediante Ley del 15 de enero de 1943, en el gobierno del Presidente Manuel Prado Ugarteche y tiene una superficie de 91,36 km2. Su capital es la ciudad de Anta.
  • CAJA: El distrito fue creado mediante Ley del 2 de enero de 1857, en el gobierno del Presidente Castilla. El distrito tiene una superficie de 82,39 km2. Su capital es el poblado de Caja.
  • MARCAS: El distrito fue creado mediante Ley del 23 de noviembre de 1925, en el gobierno del Presidente Augusto B. Leguía. El distrito tiene una superficie de 155,87 km2. Su capital es el poblado de Marcas.
  • PAUCARÁ: El distrito fue creado mediante Ley del 15 de enero de 1943, en el gobierno del Presidente Manuel Prado Ugarteche Paucará cuenta con una superficie de 225 km² que representa el 24,77% del área de la provincia de Acobamba. Está situada a una altitud promedio de 3806 msnm.
  • POMACOCHA: El distrito fue creado mediante Ley del 15 de enero de 1943, en el gobierno del Presidente Manuel Prado Ugarteche.
  • ROSARIO: El distrito fue creado mediante Ley del 24 de noviembre de 1955, en el gobierno del Presidente Manuel A. Odría.

VÍAS DE ACCESO

A la provincia de Acobamba se puede arribar solo por carretera:

DEATIEMPOKM
AcobambaHuancayo04 horas145.00 Km.
AcobambaLima12 horas 
AcobambaHuancavelica03 horas102.00 Km.
AcobambaLircay02:30 horas72.00 Km.
AcobambaCongalla04 horas 
AcobambaHuanta03:30 horas105.00 Km.
AcobambaAyacucho04 horas 

 En la actualidad existen muchas vías de acceso a sus distritos y comunidades en el que se brindan servicios de transporte mediante autos y combis e infaliblemente los días de feria. 

DEATIEMPOKM
AcobambaAndabamba0:45 minutos34.00  Km.
AcobambaAnta1:00 minutos41.60 Km.
AcobambaCaja0:30 minutos25.00 Km.
AcobambaMarcas1:30 minutos40.00 Km.
AcobambaPaucará0:40 minutos28.00 Km.
AcobambaPomacocha0:20 minutos13.00 Km.
AcobambaRosario1:10 minutos36.00 Km.

RESEÑA HISTÓRICA DE LA PROVINCIA DE ACOBAMBA-HUANCAVELICA

Autor: Yliam Alejandro Tinoco Altez

Acobamba, es un pueblo de estirpe andino, ubicada en la sierra sur media, en el lado oriental de la cordillera de los Andes. Existe un consenso en señalar que, etimológicamente proviene de dos voces quechuas: “Acco” (arena) o “Aqu” (molido o harina) y “bamba” o “pampa” (al frente o llanura). El diccionario estadístico del Perú de Mariano Paz Soldán, confirma esta toponimia de “Pampa de arena“ para el vocablo Acobamba.

Es notorio que, los movimientos volcánicos y las aguas subterráneas de Huachaccucho, convirtieron a Acobamba, en una llanura de arenisca y arcilla, en milenios de años de evolución.

Los cronistas españoles a partir de la jornada conquistadora de Francisco Pizarro en 1532, fueron los primeros en reseñar la geografía y el substrato antropológico de la zona y de la población de Acobamba.

La importancia de Acobamba, proviene de sus generosas virtudes territoriales, económicas, sociales y culturales. En el pasado pre-inca, fue el asiento de más de 50 asentamientos humanos de los que sobresalen los grabados pictográficos de Quillamachay, Alalacmachay, Huallanca, Qisqismachay, Telar Machay, Portunchayocc, como luego las tumbas pre-incas de Tocco-Tocco, Chimcana-Hornoyoc, Allpas, Huanchaccucho, Torrechayoc y otros.

Durante el Tahuantinsuyo o el incanato, y luego de la derrota de los Chancas liderados por el Paucarino Uscuvilca, en el Cusco en 1440 aproximadamente, inicia a cimentar su grandeza. El camino real de Qhapaq Ñan, fue la vía de comunicación utilizada por los incas para desarrollar e integrar a los curacazgos y ayllus del territorio andino. El camino Qhapaq Ñan, recorre por Acobamba de extremo a extremo, en aproximadamente 150 kilómetros, y Parcos, fue un “Tambo Real” de posada y aprovisionamiento para chasquis y la comitiva Inca.

Durante los primeros tiempos del coloniaje español, Acobamba se denominaba, “Jatun Accopampa Chácac”, en correspondencia con el predominio del señorío Anccara de la estirpe Chácac, además de la presencia de mitimaes: Xaccasamarca de Cajamarca, Quispihuares del Cusco y los Guaros de Huarochirí. Los españoles implementaron las encomiendas y repartimiento de indios; Acobamba, pertenecía al Repartimiento de los Guaros, asignado al español Vasco Xuarez de Dávila, conformado por los pueblos de: Espíritu Santo, San Juan de Acobamba, Todos Santos y Concepción de Antabamba.

Los cronistas españoles, Jiménez de la Espada, -en su Relaciones Geográficas de Indias-, y Damián de la Bandera, refieren que Acobamba, formaba parte de la jurisdicción de Angaráes, situación que se prolongó hasta 1943, durante la República.  

Durante la gesta de la independencia nacional, Acobamba, tuvo una participación importante en las filas del Ejército Unido Libertador o en las filas del montonero peruano Marcelino Carreño. Es de anotar que, mientras del general José Antonio de Sucre, en su condición de comandante general encargado del Ejército Unido Libertador, en disposición de enfrentarse al Ejército Real español comandado por el virrey José de la Serna, el general Simón Bolívar, retornó a Lima, en busca de nuevos refuerzos militares. En el trayecto de Ayacucho a Lima, el general Simón Bolívar, pernoctó en Acobamba, (el 7 de octubre de 1824) siendo recibido con algarabía por el pueblo acobambino, y declarado Huésped Ilustre  del pueblo.

Una participación más importante, le correspondió al pueblo de Acobamba, durante el conflicto armado con Chile entre 1879 y 1882. Los acobambinos combatieron al ejército chileno directamente en su paso por Acobamba, o en las filas del general Andrés Avelino Cáceres Dorregaray, el líder y el héroe de la campaña de la Breña.

El general Cáceres, en su retorno hacia su pueblo natal (Ayacucho), con el resultado favorable del combate en Pucará, arribó a Acobamba el 18 de febrero de 1882, en compañía de su esposa doña Esther Moreno y de sus hijas. El general Cáceres, fue recibido por el pueblo de Acobamba en medio de aclamaciones y lluvia de pétalos de flores. Las autoridades de Acobamba, comandadas por el gobernador Tadeo Sierra, declararon huésped ilustre al general Andrés Avelino Cáceres. Asimismo, en Cabildo Pampa, el general Cáceres conformó el Batallón Huancavelica Nro.21 con jóvenes acobambinos, encabezados por Leopoldo Zambrano, Jorge Abregú, Antolín Urruchi, Modesto Quijada y de muchos otros jóvenes de los pueblos colindantes.

El día 19 de febrero, el general Cáceres reemprendió su viaje hacia Ayacucho por la ruta de Huanccallaco y Julcamarca, con la idea de incorporar a su ejército al contingente militar de 1,700 soldados, asentados en la plaza de Ayacucho al mando del coronel Arnaldo Panizo; en adelante un militar traidor de la causa nacional.

En momentos que la cabeza de la columna del ejército del general Cáceres, alcanzaba la cima de la montaña de Julcamarca, en medio de la oscuridad de la noche, un fuerte chaparrón del cielo, removió la tierra, lanzando al abismo a la mitad del ejército patriota. La naturaleza se ensañó con el ejército del general Cáceres; apenas, unos 500 soldados sobrevivieron a la desgracia; entre ellos, varios jóvenes acobambinos.

El 15 de enero de 1943, Acobamba, logró su autonomía política y territorial mediante la ley 9718, respecto de la provincia de Angaráes. Un Memorial de 3046 firmas de los acobambinos, presentado ante el Congreso nacional en 1940, coronó el anhelo de autonomía provincial del pueblo de Acobamba. El presidente constitucional Manuel Prado Ugartechi, dio fe a la creación de la provincia de Acobamba.

En el siglo XIX, Acobamba, fue una despensa de artículos vitales como el trigo y el pan para las necesidades alimentarias de Lircay y Huancavelica. Gabriel Altez Vidalón, fue uno de los proveedores que, amasó riqueza, elaborando pan de trigo en ocho panaderías acobambinas que comercializaba en los centros mineros de Lircay y Huancavelica. Más adelante, por la década de los 50 del siglo XX, Acobamba, es declarada “Zona triguera”, recibiendo de premio “La espiga de oro”. La cervecería Maltina de Lima, tuvo en Acobamba, una oficina y un encargado de la compra y el transporte de trigo hacia Lima. En la actualidad, Acobamba provee arveja a los mercados de abasto más importantes de Huancavelica, Huancayo y Lima.

La población acobambina, tiene en la actividad agropecuaria, su fuente de vida; las estadísticas consideran que un 70% de la población, se encuentra implicada de modo directo e indirecto en esta actividad.

Finalmente, muchos visitantes del pueblo de Acobamba, consideran que el territorio acobambino, es un “paraíso escondido”, por las riquezas naturales, sociales y culturales que alberga; sin embargo, son poco conocidos para los ojos y el interés político de las autoridades de las metrópolis y de los grandes centros urbanos.