Circuito QUILLAMACHAY

Descubiertas por el profesor Arturo Ruíz Estrada, en 1999, en la Cordillera Central de Huancavelica, estas pinturas rupestres se encuentran en la cueva de Quillamachay, cuyas paredes y bóveda contienen extraordinarios murales con figuras diversas. Las pinturas presentan dos modalidades de arte rupestre: dibujos y petroglifos que, en ambos casos, ocupan la parte inferior de las paredes.

Entre los motivos que se distinguen de las pinturas de Quillamachay, está la presencia de animales gigantescos como el camélido, cuya especie actualmente ya no existe.

En la pared del centro de la cueva, se aprecia una escena de cuatro animales, donde se puede notar claramente la figura de tres camélidos, dibujados de perfil y a distintas alturas.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Circuito TOQO TOQO

Las tumbas de “Toqo Toqo”, se encuentran ubicadas en la comunidad campesina Virgen de Lourdes, a ocho kilómetros de distancia con respecto a la ciudad de Acobamba. Son espacios de entierro de época pre-inca.

Se hallan en dos tobas volcánicas; uno frente a otro, se encuentran ciento cincuenta nichos ovoides; el más pequeño mide 20 centímetros y el más grande 1.10 metros. Dicha forma se debe a que los restos momificados estaban en posición fetal.

El lugar es considerado zona estratégica, desde aquí es posible apreciar la provincia de Acobamba, así como los distritos de Pomacocha, Congalla y otros.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Circuito QUELLCCAMACHAY

Este vestigio arqueológico se acentúa en las faldas del sector Chincana, cuya dirección da al oeste, mirando el ocaso del sol. En la parte interior de la cueva se aprecia petroglifos de formas circulares y ovoides de diferentes dimensiones, así como imágenes de hombres, llamas y otros seres.

Al lado norte de la cueva, encontramos construcciones de viviendas y/o tumbas donde se puede evidenciar restos de un ser humano, al parecer de la época contemporánea, puesto que lleva una soguilla de paja, tosca y se encuentra cubierto por un retazo de bayeta, tipo poncho de lana de camélido.

Este vestigio arqueológico es parte del complejo arqueológico Killamachay, y es de unos quince metros de alto por diez metros de largo, y tiene una profundidad de tres metros.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Circuito CHINCANA

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Circuito CAMINO DEL INCA

previous arrow
next arrow
Slider